Enfurecidos residentes incendiaron vivos a dos ciudadanos de nacionalidad venezolana tras ser acusados de haber matado a dos jóvenes locales en un bar de Mantaro, ubicado en el distrito de Unión Ashaninka – Vraem.

Los cuerpos quemados fueron encontrados en las cercanías del río Apurímac, frente al centro poblado de Santa Rosa (Canayre – Huanta).

Según informes preliminares, se trata de extranjeros involucrados en una pelea y tiroteo que ocurrió en un establecimiento nocturno de la zona.

En ese local, un residente murió de inmediato y otro resultó gravemente herido, siendo llevado al centro de salud más próximo.

Los cuerpos calcinados fueron descubiertos el sábado 8 de junio, mientras que el incidente de disparos ocurrió el viernes 7 de junio. Aunque los eventos tuvieron lugar días atrás, la noticia se difundió masivamente hoy.

Hasta el momento, las autoridades locales no han emitido una declaración oficial sobre el suceso. La Policía está investigando para esclarecer tanto el tiroteo como el hallazgo de los cuerpos quemados.