Luz Amparo Begazo, procuradora regional de Arequipa, ha destacado los desafíos significativos que enfrenta la recuperación de terrenos invadidos, especialmente en áreas como el cono norte, Cerro Colorado, Yura, Uchumayo y Majes-Pedregal. Hasta la fecha, solo se ha logrado recuperar 10 mil hectáreas de las 70 mil ocupadas ilegalmente. Este lento progreso se debe principalmente a la falta de apoyo policial durante las operaciones de desocupación, lo que ha obligado a realizar un trabajo meticuloso y pausado.

Begazo subrayó la importancia de contar con un respaldo efectivo de las fuerzas del orden para llevar a cabo los desalojos de manera segura y eficiente. La ausencia de este apoyo ha dificultado las intervenciones y ha permitido que la ocupación ilegal persista en diversas zonas de la región.

Además, la procuradora hizo hincapié en la necesidad de una mayor coordinación entre las autoridades locales, la policía y otras entidades involucradas para abordar de manera integral este problema. Esta coordinación es crucial para asegurar que las acciones de desalojo sean efectivas y para prevenir futuras invasiones.

La situación no solo afecta el orden urbano y la legalidad en Arequipa, sino que también tiene implicaciones económicas y sociales significativas. La recuperación de estos terrenos es fundamental para el desarrollo sostenible y el bienestar de la comunidad en general.

Begazo concluyó instando a las autoridades competentes a tomar medidas urgentes para fortalecer el apoyo policial en las operaciones de desocupación, con el objetivo de avanzar de manera más rápida y efectiva en la recuperación de las 60 mil hectáreas restantes invadidas ilegalmente.