El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia dio a conocer este martes que Rusia impuso un conjunto de sanciones dirigidas a altos funcionarios estadounidenses y canadienses, entre los que figuran el presidente Joe Biden y el primer ministro Justin Trudeau.

Por medio de un comunicado el ministerio ruso anuncia que: «Este paso, tomado a modo de respuesta, es una consecuencia inevitable de la política extremadamente rusófoba adoptada por la actual Administración de EE.UU., que, en un intento desesperado por preservar la hegemonía estadounidense, rechazando toda decencia hizo una apuesta por la contención frontal de Rusia».

El nuevo paquete de medidas constituye una respuesta a las fuertes sanciones impuestas a Moscú desde el inicio de la operación militar especial en Ucrania.